Formación-corporate-compliance

La necesidad de formación y comunicación en el Corporate Compliance

El objetivo del Plan de Formación y de Comunicación de la empresa es instaurar una cultura de cumplimiento empresarial. Es crucial que en la organización exista conciencia sobre la importancia de la formación y de un sistema eficiente de comunicación interna.

El Plan de Formación es esencial ya que a través de éste se consigue sensibilizar y concienciar a los empleados de la necesidad de unirse a la cultura de cumplimiento y de esta manera se pone a su disposición las herramientas adecuadas para no incurrir en delito alguno ni en incumplimientos de ningún tipo.

La Formación puede impartirse en distintos formatos (online, presencial…), lo más importante es que ésta se adapte al tipo de empleado que la recibe, ya que cada trabajador tiene unas funciones concretas. Tiene que haber una formación básica común a todo el personal, pero no es necesario que el personal del área de ventas y el personal del almacén de la empresa reciban la misma formación, ni que se realice a través del mismo medio. Debe adaptarse a las necesidades empresariales para que los empleados entiendan sus obligaciones y los riesgos de incumplimiento. No sólo será inicial sino que debe repetirse con regularidad para profundizar en los conocimientos adquiridos, informar sobre las novedades, modificaciones y/o nuevos riesgos.

La Comunicación tiene una doble dimensión, la de dar a conocer las posibles irregularidades que puedan producirse en el seno de la compañía (canal de denuncias) y la de extender el mensaje de conducta ética empresarial. Con el correcto uso de la comunicación interna para informar a los trabajadores y orientar acerca de las mejores prácticas y procesos se conseguirá una adhesión mayor.

La estrategia de comunicación debe englobar todas las áreas de la empresa y así convertirse en un rasgo diferenciador de la cultura empresarial.

Para que la implantación del Programa de Compliance sea eficiente y efectivo es necesario que sea bien entendido tanto por los altos cargos de la organización como por el resto de empleados. Además depende del conocimiento que los miembros de la compañía tengan sobre el mismo, por lo que la formación y la comunicación interna son factores decisivos, que están muy conectados ya que los empleados solo podrán detectar posibles irregularidades, y por tanto comunicarlas, si las han conocido a través de la formación.

Para que esto sea posible la Alta Dirección de la empresa debe estar especialmente sensibilizada y debe apoyar al Compliance Officer en el desempeño de sus funciones.

Ana Moral Rodríguez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top